En primer lugar, debemos reconocer que lejos de vivir una era de cambios, estamos viviendo un cambio de era. ¿Por qué?, nuestro ecosistema ya sufrió una mutación radical, porque desde el punto de vista del individuo, del consumidor o del profesional, las cosas jamás volverán a ser como antes.
Los participantes coincidieron en la importancia de conocer y capacitarse en temas de violencia laboral a fin de tomar acciones concretas que favorezcan la prevención y la atención oportuna de dichos eventos.
Para dar una negativa y que esta sea tomada como definitiva, se necesita tomar decisiones y ser consciente de ellas; tener argumentos y aportar soluciones efectivas.