Vivimos tiempos difíciles y es necesario adoptar perspectivas que vayan más allá de lo evidente, permitiendo mitigar las afectaciones psicosociales derivadas de nuestra situación actual, procurando el bienestar y productividad de nuestras organizaciones.
“El que sabe pensar, pero no sabe expresar lo que piensa está en el mismo nivel que aquel que no sabe pensar”. Por lo tanto, si pretendes ser valorado por tus ideas y por la persona que pretendes proyectar, entonces vas a tener que aprender a transmitir tus ideas de manera clara y contundente.
¡Qué interesante sería poder leer la mente de los demás! O al menos poder darse cuenta de los verdaderos sentimientos de las personas con las que interactuamos todos los días.