“El que sabe pensar, pero no sabe expresar lo que piensa está en el mismo nivel que aquel que no sabe pensar”. Por lo tanto, si pretendes ser valorado por tus ideas y por la persona que pretendes proyectar, entonces vas a tener que aprender a transmitir tus ideas de manera clara y contundente.