Motivación a la parrilla

Por: Arístides Ramírez

Hablar de motivación puede resultar complicado. Para muchos, la motivación consiste en erradicar la desmotivación que, en esencia, no es más que una motivación negativa; es decir, que los estímulos que estamos dando son opuestos a lo que en realidad queremos o necesitamos. Esta situación es un reto cuando tenemos que motivar a otras personas, sea de nuestra familia o nuestro equipo de trabajo, considerando que una responsabilidad de los líderes es mantener su equipo motivado.

Desde hace 15 años, vivo de la capacitación empresarial y una petición común de los clientes es que, luego del entrenamiento, el equipo quede profundamente motivado; esto, en ocasiones, ni es fácil ni mi entera responsabilidad. ¿Cómo esperan estos líderes que su equipo quede motivado si no hay un esfuerzo por parte de ellos, el resto del año?

Por ello, permítanme hacer una analogía con uno de mis mayores placeres: Cocinar a la parrilla con carbón. Además de una buena receta, existe un reto adicional para ser un maestro parrillero que es dominar al fuego; es aparentemente sencillo encender el carbón, pero lo que puede ser elemental para cualquier niño explorador, puede convertirse en una tarea de alto nivel de complejidad e incluso exasperante cuando no cuentas con los conocimientos y experiencia suficiente.

Hay muchos tips: puedes utilizar una vara de madera de ocote, incorporar alcohol o gasolina, ponerle papel periódico, y muchos otros consejos que pueden generar llamaradas, connato de incendio, quemaduras y, ocasionalmente, carbón encendido.

Del mismo modo, motivar a nuestros colaboradores puede ser tan fácil o difícil como encender el carbón de una parrillada; debemos partir de que lo que buscamos son resultados a largo plazo, por lo que la motivación debe ser como el fuego del carbón: moderado y constante. A veces, las recetas que utilizamos para generar motivación sólo alcanzan a ser llamaradas que se van enfriando hasta quedar como al principio, con la desventaja adicional de que las personas desconfiarán de nuestros próximos intentos de motivación. Por lo tanto, si queremos resultados a largo plazo, consideremos que intervienen otros elementos, así como en el fuego de la parrilla donde la humedad y la ventilación son factores esenciales.

Conoce a cada uno de los miembros de tu equipo, a nivel personal y profesional; esto te permitirá generar una mejor conexión con cada uno de ellos, y mayor confianza para conocer de primera mano sus necesidades.

Lo que funciona para algunos, no funciona para todos. Sea cual sea la estrategia que utilices, considera que al igual que en el carbón, no todos van a encender al mismo tiempo, pero si tan solo uno enciende en un nivel profundo, este puede transmitir el fuego a los demás.

Confía en tu equipo. Si crees que algo no va a funcionar, te aseguro que así será, ya que si tú que eres el líder no crees en ello, lo transmitirás a todo tu equipo. Tú debes ser el primer motivado.

Por último, involúcrate en todas y cada una de las actividades que programes para motivar a tu equipo, porque si tu equipo no te ve participar al 100%, adoptarán una actitud de resistencia y se darán cuenta que, en el fondo, piensas que ellos están mal y tú estás bien.

Una vez que logres encender el fuego de la motivación en tu equipo, no te olvides de ellos; tienes que estar al pendiente y dar continuidad a la motivación, al igual que en la parrillada, cuando finalmente encendió el fuego, este necesita aire, más carbón y movimiento.

Motivar no es fácil, pero es indispensable cuando buscamos obtener resultados, así que vale la pena tomar medidas para lograr una motivación cálida y efectiva, evitando así acabar quemados como líderes.

Acerca del Autor: Arístides Ramírez es Socio Director de ARIVA Consultores y titular del entrenamiento “Oportunidades y obligatoriedad de la NOM-035-STPS-2018”, Contador Público egresado de la EBC; posgraduado en impuestos y análisis tributario, especialista en gestión de recursos humanos para el desarrollo organizacional. Cuenta con experiencia de 25 años como consultor profesional en desarrollo de negocios.

Tags

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *